Her, el amor en ceros 1 un0s.

La era digital es la era de la superación. Superamos las distancias, las costosas llamadas, las cartas perdidas, el IRC, el ICQ, el AOL, el MSN. Vamos siempre hacia adelante, en busca de nuevas plataformas, construimos espacios para aquellos locos lindos que buscan nuevas formas de socializar.
Me resulta tan importante que creo está en mi deber moral comentar la película Her y relacionarla con algunas historias.

 

 

Hoy Her es un ejemplo alegórico, una película bien situada en tiempo y espacio.
Una obra que gana views día que pasa porque su tema está arraigado a una disyuntiva social actual. Bueno, sin ser tan seria, es como una “medicina” de moda que mismo los incrédulos quieren probar apenas conciben la oportunidad.

Her película

Creo que a más de uno, Her le tocó un punto débil. Un recuerdo, una historia con o sin final. Una historia de ceros y unos.

A esta altura, para muchos, un OS (sistema operativo) es una persona lejana. Una persona a la cual no podemos llegar fácilmente. Un apoyo moral y sentimental. Digo muchos, porque están quienes no permiten que ciertas historias existan o quienes quieren que no duren demasiado en Internet, quieren que las cosas pasen a ser tangibles cuanto antes. Pero creo esas son las personas con experiencia en el ámbito o serios sin cyberpaciencia.

Para empezar con las relaciones, debo decir que me recuerda mucho a Second Life. Allí la vida cobra el peso que su nombre conmemora, una segunda vida literalmente.

Second Life
Quienes hayan pasado por SL, capaz puedan entender mi posición; “Si no sufriste por alguien, nunca jugaste a Second Life”. Sin dudas, el juego más real que conocí (si es que se puede llamar juego).

Allí muchos se dejan llevar por un anhelo que nuestras vidas reales tienen. SL, es una realidad libre de barreras pero de máscaras casi obligatorias para entrar a un infinito mundo de posibilidades.

¿Has tenido un OS o fuiste el OS de alguien?

Me es inherente pensar en ello. Siendo del 87 y sin dudas, una persona ligada a esas cosas que te roban la cabeza por un tiempo y que luego te la devuelven en pedazos y mal puestos; puedo decir que sí. Es increíble recordar las cosas que pasé gracias a estas tecnologías que cada tanto sacan aplicaciones de tal medida que me es casi punible no querer probarlas.

Tener un OS es hacer tantas de las cosas que hizo Theodore… dormir con la webcam o microfono encendido, llevar tu teléfono o laptop donde sea para poder conectarte desde Skype y hablar y chatear por horas, sacar fotos donde sea que vayas para mostrar lo que tienes delante tuyo, enviar millones de mensajes de voz por Whatsapp, probar apps nuevas para tener una mejor conexión y relación (entre otras cosas) con aquella persona que del otro lado, te responde y “te mantiene viva” (al menos por ese período).

Her pregunta

Theodore decía:
“Sabes, a veces siento que ya he sentido todo lo que voy a sentir jamás y de aquí en adelante nunca voy a sentir algo nuevo. Solo versiones más pequeñas de lo que ya he sentido”.

Sí, es verdad. Todos lo sentimos y por eso mismo, las personas pro-OS buscan la felicidad sin miedo a la tecnología. No es que ahora sienten menos, sienten lo mismo pero de forma diferente. Esa diferencia les hace creer que las cosas pueden funcionar, porque no son historias iguales a las anteriores.
Un OS nuevo es otra persona, una forma de interacción nueva. No solo por la natural diferencia entre nosotros, sino porque las tecnologías cambian y el hecho de que el soporte cambie, nos hace pensar que esta vez las cosas son diferentes. Todo está en nuestra mente.

Her photo

Puedes preguntarte “¿Estoy metido en esto porque no soy lo bastante fuerte para una verdadera relación?”, seguro. Pero también ten en cuenta lo siguiente: “La vida es muy breve, ya que estoy aquí, quiero permitirme a mi misma gozar”.
Si se habla de gozar, déjenme citar a Foucault, quien dijo: “En vez de liberar nuestro placer, sería mejor dedicarnos a hacernos infinitamente más susceptibles al placer”, osea dejarnos llevar por los sentimientos que el placer nos causa. Seguir lo bonito, las buenas intenciones, las fantasías, los sueños.

Una amiga de Theodore dice: “Enamorarse es como una forma de locura socialmente aceptable”, por ende, ¿qué mal puede traer una dependencia momentánea que nos genera placer?.
Hay que tener en cuenta que aquellas relaciones pueden terminar para bien, para mal o neutral; como las clásicas.

Recapitulando, los OS actuales son personas reales, iguales a ti pero interactuando desde otro dispositivo

Her, felicidad

Tendemos a ser positivos. A verle el corazón a las cosas que carecen de vida, de sentimientos.
Somos humanos y nos equivocamos. A veces creemos en nuestras mentiras, las creamos, las decimos, las recibimos, pero es parte de nuestro recorrido.
Miramos la vida con ojos llenos de esperanza porque queremos amar y ser amados.

Anuncios

Etiquetado:, , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

enero11

Literatura para romper el tiempo.

BITS AND TWEETS

Contando cosas sobre social media, tecnología, gadgets, música, cine, es decir de todo un poco

A %d blogueros les gusta esto: